Cultura y familias reales:los nietos de Andy Warhol








                                                Los nietos de Andy Warhol (1)

El príncipe Andrés y Kate Middleton





Antiguamente para entretenerse las señoritas tenían los folletines, las figuritas de biscuit y los pañitos de ganchillo; después llegaron las novelas de Perez y Perez y las porcelanas de Lladró. Hasta que surgió IKEA  y ya no había muebles sobre los que poner pañitos ni porcelanas y a las Marujas les quedaban pocas cosas con las que ocupar dulcemente su tiempo. Afortunadamente tenían la televisión, el Hola o Hello y las bodas reales como la próxima con el príncipe Andrés y Kate Middleton para la que ya se está preparando una magnífica tarta adornada con miles de flores inglesas.

       Aquí, en España, todo empezó con la boda de Fabiola y Balduino, que paralizó la vida del país y por primera vez fue retrasmitida en directo por un medio de masas, a la que siguieron las de Sofía y Juan Carlos, las varias de Carolina de Mónaco, la de Carlos de Inglaterra con Diana, las de las Infantas, del príncipe Felipe con Leticia y ahora, ¡por fin!, la de Andrés con Kate.
http://www.rtv.es/alacarta/videos/personajes-en-el-archivo-de-rtv/sofia-y-juan-carlos-una-boda-real


                                                       Lo que queda del kitsch




 



BODAS DE CAROLINA DE MÓNACO, DEL

PRÍNCIPE CARLOS DE INGLATERRA   Y

DE ALFONSO XIII



EN EL CORTEJO DE LA BODA DE ALFONSO XIII,

EN  LA CALLE MAYOR DE MADRID,

EL ANARQUISTA MATEO MORRAL TIRÓ

 UNA BOMBA QUE PROVOCÓ  EL PÁNICO
 






                                                                                             JOVEN DISFRAZADA DE PRINCESA


 


 JAIME DE MORA Y ARAGÓN, HERMANO
 DE LA REINA FABIOLA DE BÉLGICA, CON
CARMEN SEVILLA EN EL RODAJE DE UNA
 PELÍCULA EN LOS AÑOS SETENTA.
 C

Las familias reales, si nos atenemos a lo que refleja la prensa, no muestran demasiado interés por la cultura: barcos, deportes, moda, compras, viajes y  actos protocolarios. En su vida privada, pocos de sus miembros destacan por su inclinación a las ciencias, las artes o las letras. se puede mencionar, por ejemplo, la conocida afición de la reina Sofía por la música y la controvertida labor del príncipe Carlos a favor de la vuelta a una arquitectura de "toda la vida" que si bien ha sido muy criticada por los expertos es interesante en el sentido de que: más vale una idea polémica que no tener ninguna. Por lo que respecta a sus amistades, los royalties  parecen mucho más proclives a tratar con millonarios, empresarios de éxito o estrellas del espectáculo que con intelectuales en lo cual no se diferencian mucho del resto de la población. En un reciente artículo con motivo de la recepción celebrada en honor de Carlos y Camila (me perdonarán si en esta serie he suprimido los tratamientos y menciono a los miembros de la realeza como lo hacen familiarmente los consumidores de la prensa rosa) Boris Izaguirre se quejaba de que en la cena no hubiera representantes de la vida artística del país como si la lista de invitados hubiera sido dictada por funcionarios de otra época.

En cuanto a sus matrimonios, por ejemplo, la futura reina de Suecia se ha casado con un profesor de gimnasia reconvertido en empresario de éxito con una cadena de centros de body building y algunos de sus miembros varones han demostrado bastante entusiasmo por señoritas que se dedicaban a la divertida profesión de asistentes a reality shows televisivos. Pero en el fondo, quién quiere que un monarca se convierta en la reencarnación de Alfonso X el sabio. La cultura siempre ha sido una actividad propia de aburridas elites. Deporte, medios, espectáculo de masas. He aquí los perfectos discípulos de Andy Warhol.
www.hola.com/realeza/casa_española
www.casareal.es

Comentarios