El amor perdido de Jean Cocteau y Luis Escobar. En la foto, interior de la Villa de "Santo-Sospir en la Costa Azul" con frescos de Cocteau





Él era novelista, cineasta, pintor, pero fue conocido sobre todo como dramaturgo además de por formar parte de los happy few entre los que se encontraban Picasso, el fundador de las ballets rusos Sergei Diaghilev y el actor Jean Marais, el gran amor de Cocteau, que iluminaron el arte de aquellos locos años. Era la época del surrealismo y de todas las vanguardias y los escenarios eran París, Roma  o  la Costa Azul donde el dramaturgo vivía temporadas en la villa del Santo-Sospir, propiedad de su amiga la actriz Francine Weisweiller, sinonimo de Nicole de Rotschild. Luis Escobar, marques de Las Marismas de Guadalquivir, fue  un personaje de la España franquista al que, tras una vida dedicada al teatro, la celebridad le llego pasados los 70 años por su interpretación de la triología berlanguiana iniciada  con la película "Escopeta  Nacional".
(Leer mas)

Un día, casualmente, hojeando el catalogo de una casa de subastas encontré un pequeño dibujo de Cocteau que me llamo la atención aunque era demasiado caro para mis posibilidades.  Pasado un tiempo, también por azar, pasé por delante de la puerta del almacén de la misma casa de subastas  donde se  agrupaban los objetos que no habían alcanzado la cifra de salida, me encontré el dibujo  de Cocteu enmarcado con un paspartú que se vendía a la mitad de precio y lo compré. La procedencia de la obrita del autor de  "La bella y la bestia", según me dijo el vendedor, era un miembro de la familia del fallecido marques.
Cuando ya en mi casa miré detenidamente el papel con una lupa comprobé que era una carta de felicitación navideña. En el  membrete figuraba el nombre de la villa de la Costa Azul donde el dramaturgo pasaba largas temporadas y que había decorado con sus frescos: Santo-Sopir, St Jean Cap Ferrat.  Cocteu habia escrito su carta, fechada en 1958, a mano con lápiz y la mayoría de las  palabras aparecían tan borrosas por el paso del tiempo que  eran ininteligibles. Sólo pude descifrar el principio; Mon Luis... Je t'embrasse pour ce Noel... algunas frases centrales y el final, en el que tras dar recuerdos a Luis Miguel-imagino que Cocteu se refiere a Luis Miguel Dominguín, otro personaje importante de aquella época- el autor de " La voz humana" firma: Ton Jean.


Ese viejo christmas enmarcado cuidadosamente por Luis Escobar me sugiere la interacción por un breve tiempo, quién sabe si una noche, una semana, un mes... de dos mundos muy distintos el de el célebre creador nacido en un pueblo cercano a París en 1889 y el joven( Luis Escobar era 19 años menor que él ) inquieto, procedente de un país aislado tras una guerra civil, probablemente seducido por el genio y la fama del maestro. Yo imagino un amor fugaz que se transforma en una cierta amistad, suficiente para que Cocteau le recordara en fechas señaladas con un cariñoso posesivo ese Ton Jean con el que concluye su felicitación.

 Francisco Umbral, en la entrevista que hace a Luis Escobar en el club La Gran Peña, ya habla de: "...el hombre de los hapy twenties turbulentos, que, recién leído Proust, se fue a París a conocer aquel mundo en vivo, en carne viva, con toda la vivacidad de la carne.
En marqués de Las Marismas del Guadalquivir en una fiesta campestre en los años 80
Este último o segundo Luis es el que a mí más me interesa, como un Cocteau español que apenas escribe..." dice Umbral


Carta de Cocteau a Luis Escobar en las Navidades de 1958

Recuerdo que conocí a Luis Escobar en los últimos años de su vida cuando lo que ahora se llamaría sinergia con el genio de Berlanga le iba a hacer ser recordado como el divertido marqués de Leguineche que ha de adaptarse a los nuevos tiempos. A Cocteu que había muerto en 1963, le hubiera gustado ver las películas de Berlanga protagonizadas por un ya anciano Luis Escobar que murió en 1991 con 82 años mientras dormía.
Luis Escobar tuvo el difícil talento de saber interpretarse a sí mismo, en su faceta social. Las fiestas del marqués de Las marismas del Guadalquivir en su casa de Parque del Conde de Orgaz eran famosas por lo divertidas y eclécticas, en ellas se daban cita todo tipo de personajes de la época, desde el maestro Moraleda que tocaba viejas canciones al piano hasta sus intérpretes Nati Mistral o una anciana Celia Gámez junto a actores, actrices y aristócratas o su hermano el marqués de Valdeiglesias que además de por sus cargos políticos y su cultura era conocido por formar una excelente pareja con su mujer a quien conoció de una manera un tanto atípica en una castiza verbena. El hermano de Luis escobar, a la sazón un codiciado solterón, se acercó a un guapa joven para sacarla a bailar y le preguntó: ¿ Oye y tú dónde trabajas?, a lo que la chica contestó: En casa del señor marqués donde efectivamente la moza y futura marquesa de Valdeiglesias trabajaba de pincha de cocina.


Entrevista de Francisco Umbral con Luis Escobar

Comentarios

  1. HIstoria muy interesante Teresa, es un placer leer en tu palco

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y también por haber recomendado el link en Facebook. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo mismo digo: muy interesante. Gracias por acercárnosla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces cartas perdidas, felicitaciones, documentos aparentemente sin importancia contribuyen a relatar esa pequeña historia que tanto nos dice de los personajes. Muchas gracias por tu comentario, Lola

      Eliminar

Publicar un comentario