POR QUÉ NO SE RETIRA MARIANO (POR SANTIAGO ÁLVAREZ DE TOLEDO)





     Ha pasado mucho tiempo desde esa foto de Mariano en los años cincuenta. Toda una vida en la que fue Registrador de la Propiedad, entró en política, fue Diputado, luego cuatro veces Ministro (de Administraciones Públicas, de Educación y Cultura, de Interior y de la Presidencia), Vicepresidente del Gobierno, Presidente del Partido Popular y finalmente llegó a ser Presidente de Gobierno. Ver más.

Por Santiago Álvarez de Toledo, Abogado y Doctor en Informática especializado en Inteligencia Artificial. 

      Una fuente generalmente muy bien informada me ha explicado cómo la razón fundamental por la que Mariano no quiere irse es el temor a las acciones que la justicia pudiera tomar una vez que él ya no fuera Presidente de Gobierno.

HOY, FALTA DE INDEPENDENCIA JUDICIAL
.
      El Consejo de Europa en Enero de 2.014 se mostró preocupado por la forma en que se eligen en España los altos cargos del poder judicial, por la falta de garantías de independencia de los Magistrados y Fiscales y pidió cambiar el método de selección y duración del mandato del Fiscal General del Estado. Por otro lado, un informe de la Comisión Europea, mostrando el cuadro de indicadores de la Justicia en la U.E. durante 2.015, coloca a España en el cuarto puesto de cola de los 28 países miembros. Sólo están en peor situación Croacia, Bulgaria y Eslovaquia. 
      Hechos concretos: la existencia de un Ministro de Justicia en el gobierno, de dudosa finalidad e intervenciones, el que exista ya una terminología “vox populi” de “Jueces del PP” y “Jueces del PSOE”,  la dimisión del Fiscal General del Estado Eduardo Torres Dulce por desavenencias con el gobierno  y la decisión del nuevo Fiscal General del Estado, la pasada semana, de frenar la investigación de las actuaciones del Ministro del Interior en el tema de Cataluña, dan una idea del dominio claro que el Ejecutivo, junto a la apisonadora de la mayoría del Legislativo, tienen sobre el tercer poder Judicial, incumpliendo el principio básico de la división de poderes de Montesquieu.
       Sin embargo, para un Rajoy fuera de la Presidencia de Gobierno su predominio  sobre el poder judicial desaparecería, las posibilidades de influir en la nominación de jueces de altos cargos no existirían, la de influir en el cambio de jueces para procesos concretos sería mucho menor si alguna, la muralla de protección personal  hasta hoy existente alrededor de él y que sin duda le ha protegido, caería y los próximos cuatro años no se podrían utilizar para pasivamente hacer prescribir delitos anteriores.

     Y es difícil aceptar que no exista ningún nivel de responsabilidad del capitán del barco e “in vigilando” de casos de corrupción en los últimos años, tanto en su partido ("Gurtel", Bárcenas, Aguirre), como de altos cargos del gobierno nombrados por él (Rato, Soria, Fernández Díaz), de protegidos de la dirección de las Autonomías (Barberá), etc.

POR ESO, MARIANO NO SE RETIRA PESE A...

Eso explica la inamovible y pétrea negativa de Mariano a retirarse, pese a…

·           *   Pese a que las perspectivas de su investidura no son halagüeñas en este momento, con la negativa del PSOE a abstenerse. Si la situación se enroca y Rajoy no ofrece un programa más específico de pacto y cesiones se va o a una investidura de izquierdas o a unas terceras elecciones, no sé cuál sería peor para Rajoy.
·           *   Pese a que, si llega a ser Presidente de Gobierno, en vez de la segura y cómoda mayoría de la que disfrutaba en la anterior legislatura, llegaría a la investidura a través de unos pactos de muy relativa firmeza, entre varios partidos diferentes en el ejecutivo, que anuncian inestabilidad permanente, perspectivas tormentosas y la máxima dificultad para llevar a término cualquier proyecto serio.
            *   Pese a que si acaba siendo Presidente de un Gobierno en minoría, tendría una mayoría en la oposición, lo que podría acabar con una Cuestión de Confianza/Moción de Censura.
             *   Pese a que, de cualquier forma, las previsiones para el gobierno que se forme son muy malas: Cataluña en una deriva hacia la independencia, Bruselas multará a España por no haber cumplido el nivel de déficit (pues la solución de Guindos no es más que hambre para mañana), las perspectivas del FMI del déficit y el PIB 2.017 son de deterioro, la hucha de la Seguridad Social prácticamente gastada con las pensiones en peligro, la deuda pública ha superado el 100% del PIB, el paro real muy grande (medido en horas, no como se nos presenta  tramposamente en número de empleados que a veces trabajan sólo tres horas o períodos de sólo dos meses), etc.  

     Y Rajoy se niega a retirarse, no sólo pese a esas malas perspectivas de un gobierno suyo, sino también pese a las ventajas que una retirada o dimisión suya tendría, como por ejemplo:
            *   Desde un punto de vista personal ante tan difícil legislatura, el actual Presidente sabe que tendría su plaza de Registrador calentita y a buen resguardo.
            *   Desde el punto de vista de sus votantes, más de un tercio de ellos piensa que debe retirarse, según una encuesta del pasado 11 de Julio.
            *    Un PP con un dirigente alternativo, como podría ser Jose Manuel Garcia Margallo u otro, facilitaría enormemente y desde el principio un gobierno pactado entre PP, PSOE y Ciudadanos y traería una legislatura mucho menos tensa, de más fácil negociación con Cataluña y más concertada para llegar a acordar y llevar a cabo los proyectos hoy tan necesarios. Y todo ello facilitaría lo que Rajoy repite ser su primera prioridad: el bien de España, tanto en sus problemas internos como en el área internacional.
           *       Incluso, desde una perspectiva histórica, Rajoy sería recordado mucho mejor si  declarara que, por el bien de España, él se retiraba y dejaba el puesto a alguien con el que pudiera surgir más fácilmente una gran  coalición. En cambio, si por la inestabilidad del gobierno mixto resultante  o del gobierno del P.P. en minoría y asediado por una mayoría en la oposición, la legislatura termina mal, el recuerdo que presentará la historia de ese Presidente no será nada bueno. 
               Porque en la historia se puede empezar mal si se acaba bien, pero nunca al revés.
               Y creo sinceramente que, para el ego de Don Mariano Rajoy Brey, el recuerdo que la historia tenga de él, es muy importante.
.

Comentarios

  1. Santiago Álvarez decToledo23 de octubre de 2016, 9:52

    Hoy a fines de Octubre de 2.016 pen dientes de la abstención del PSOE y la investidura de Rajoy, todo esto sigue siendo cierto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario