INDEPENDENTISMO, NINGÚN SENY (Santiago Álvarez de Toledo)

                                                                           
                                                                 

" La razón es un monarca que ha de combatir y doblegar a las pasiones sublevadas " (Jaime Balmes).



      En estos momentos, en el tema separatista de Cataluña, todo es tensión, nervios y apasionamiento, poco pensamiento y menos aún sentido común. Es así en el lado independentista, pero también en el lado contrario.


     Existen por doquier reacciones exageradas y desproporcionadas a cada problema que aparece. Y los partidos han aprovechado para magnificar cualquier error o desliz del contrario, tuviera o no que ver con el separatismo.


                            EL MÁSTER DE CRISTINA CIFUENTES


                   

     En los problemas del lado constitucionalista, donde mayor desproporción general ha habido ha sido en el tema del máster de Cristina  Cifuentes.


     Si Cifuentes hubiera reaccionado con tranquilidad y hubiera explicado que la Universidad Rey Juan Carlos, al darse cuenta de la carga de trabajo que tenía la Presidenta de la Comunidad en horas laborables, le ofreció obtener su Máster sin tener que asistir a las clases, pero que tenía que realizar unos exámenes por asignaturas  y otro examen final y aclarado que ella lo había aceptado, eso habría sido suficientemente comprensible. La responsabilidad habría quedado totalmente del lado de la Universidad, tanto del trato de favor como de cualquier otra excepción concedida y sobre todo la Universidad sería la única responsable de las posibles firmas y documentos falseados. 

     Por el contrario, Cristina Cifuentes, considerada y "autonominada" como el bastión anticorrupción del PP, se puso nerviosa, negó apasionadamente y repetidas veces cualquier delito, mostró un documento de Máster que, realmente, al no haberlo producido ella, no podía haber en ello responsabilidad personal. Y esa reacción miedosa, casi histérica se aprovechó y utilizó en modo ventilador, principalmente por el PSOE y Podemos,  para atacar al PP y justificar una moción de censura. 




                             PROBLEMAS MUCHO MÁS GRAVES




     Mientras tanto -ironías de desproporción en la política- el tema de los ERE del PSOE, con una defraudación de unos 800 millones de euros y por lo tanto una responsabilidad delictiva infinitamente mayor, ha quedado durmiente durante años, sin llegar a una decisión judicial y aún no se sabe qué va a ocurrir.


     Con parecida desproporción de importancia digna de ser escenificada con un desfile de Gigantes y Cabezudos, la responsabilidad del PP por la suma de casos de corrupción interna durante los años que ese partido ha estado en el poder, además de habernos metido en una guerra internacional con Irak, es también incomparablemente mayor que el tema Cifuentes. Bien, pues aún se sigue poniendo en duda oficialmente y ante la Justicia que ninguno de los mandos dependientes del Sr. Rajoy en algún momento se apercibiera de lo que ocurría en sus departamentos directos o indirectos e informara a Presidencia. Ni que esa marea de prácticas delictivas tan  generalizada a varios niveles volviera consciente a los mandos superiores y su hedor no subiera ni llegara nunca al olfato de D. Mariano. Y sobre todo que ninguno de esos mandos directos de la Presidencia, aunque sólo fuera para liberarse de su responsabilidad, acabara informándole de ello. Eso eran sólo temas de "aritmética contable" y el Sr. Rajoy como honesto Registrador es de letras y de eso no entiende.



                                              ¿ A LA MANERA DE AQUÍ ?

    

 Parece que en este país la culpa y la responsabilidad se aplica de manera especialmente curiosa y original. Ya pasó cuando Dios entregó las Tablas de la Ley a Moisés. Es de suponer que le dejó bien claro que la Fornicación era el Sexto Mandamiento. Pero en España tradicionalmente se consideró siempre el Primero y más importante. Y, por los escándalos que últimamente aparecen más señalados en los medios internacionales, parece que el mundo nos está siguiendo en esa prioridad. Resumiendo, sentido común lo último.

Comentarios